miércoles, 21 de febrero de 2018

MONICIONES PARA EL DOMINGO SEGUNDO DE CUARESMA.
 CICLO B.

MONICIÓN DE ENTRADA.
Poco a poco y a lo largo de  nuestra vida, el Señor va mostrándonos su misericordia y  desvelando lo que hay en su corazón con respecto a nosotros. Jesús nos ayuda a comprender con su palabra  y su obediencia que ese es el camino  por el que debemos transitar para alcanzar nuestra salvación.

MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA ( Gén. 22,1-2.9ª.15-18)
Abrahán pone todo lo que mas quiere y posee en manos del Señor. Esto le será reconocido como prueba irrefutable de su fidelidad y es causa de la bendición de Dios.

SALMO RESPONSORIAL ( Sal.115) " Caminaré en presencia del Señor, en el país de la vida"

MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA ( Rom.  8,31b -34)
Pablo tiene bien claro  que Dios está de nuestra parte; la prueba de esto es que entrega a su propio Hijo Jesús, para darnos todo con El.

MONICIÓN AL EVANGELIO ( Marc. 9,1-9)
Se aproxima la subida a Jerusalén  y Jesús recibe el beneplácito  del Padre que lo muestra y confirma como aquel en quien toda la profecía y la ley encuentran cumplimiento.

ORACIÓN DE LOS FIELES.
Se responde:
 " SEÑOR, DANOS UN CORAZÓN SENCILLO Y OBEDIENTE ".

1.- Oremos  por toda la Iglesia que en camino de conversión  y penitencia,  está llamada a descubrir  y vivir el amor de Dios  y ofrecerlo  al mundo.


2.- Oremos por el Papa Francisco y por todos los que junto con el buscan la verdad, la cercanía en el deseo de estar al servicio de los demás.

3.- Oremos por nuestra parroquia, para que no nos cansemos de hacer el bien, buscar la comunión y anunciar la Buena Noticia.

4.- Oremos por todos los que  lo están pasando mal por falta de medios económico, por los enfermos, por los ancianos, por las familias, por los que no tienen trabajo y por los niños que  en  catequesis están descubriendo a Jesús.  

sábado, 17 de febrero de 2018

LA PALABRA DEL DOMINGO.

DOMINGO PRIMERO DE CUARESMA.
 CICLO B.
Mrc. 1,12-15


CREER LA BUENA NOTICIA 

El texto del Evangelio de esta semana nos retrotrae a los inicios de la predicación de Jesús. Marcos nos habla de la estancia de Jesús en el desierto  donde se deja tentar por Satanás, viviendo en lugar inhóspito y siendo servido por los ángeles. Con el arresto del Bautista se nos dice que inicia  Jesús su vida pública, su  predicación y aunque coincide en parte con lo que Juan pregonaba  el añade algo mas:  ahora se trata no de preparar el camino, sino de que el Reino  de Dios está ya cerca porque el plazo se ha cumplido.

  Desde  este texto iniciamos nosotros la cuaresma de este año, el tiempo es cumplido y es el mismo Jesús el que nos invita  a  la conversión y a creer la Buena Noticia.
Convertirnos, creer la Buena Noticia... todo ello en medio de un mundo que no reniega de Dios, pero que sí lo quiere aparte en la vida, y que con mucha frecuencia lo utiliza. ( "Seréis como dioses" es la tentación en Génesis y que perdura por los tiempo  y ante la que, con frecuencia, el hombre sucumbe)
La Iglesia  desde este tiempo de cuaresma nos invita a la sinceridad-conversión, cuarenta días para  caminar hacia Cristo Resucitado; esta  sinceridad  debe alojarse en nuestro interior y brotar  hacia  lo externo  desde  un comportamiento  que corresponda a los seguidores de Jesús, a los cristianos. 
 Cada vez mas ser seguidores de Cristo nos exige  definirnos en medio de  una sociedad que o bien arrincona a Dios o prescinde de El, utilizando su nombre desde el ridículo, sin pudor y con descaro. Nos está tocando vivir tiempos de desnorte en aras de una libertad que no libera, de una fraternidad que no crea comunión. ( desierto donde el hombre no termina de encontrarse)

A los que queremos ser fieles seguidores de Cristo nada de esto nos debe asustar pero si  advertirnos y hacernos caer en la cuenta de en que mundo, en que sociedad  estamos inmersos. Se hace necesario estar despiertos para encontrar pautas a la hora de evangelizar. 
 Lo primero de todo: convertirnos y creer la Buena Noticia, es lo que nos pide Jesús y desde ahí actuar.  No puedo  anunciar y menos intentar compartir algo que no me creo,  porque mas tarde o tempano mis palabra o mis gestos me van a traicionar; por tanto, creer la Buena Noticia y anunciar , pero sabiendo que  no va a ser plato de buen gusto para todos y que los poderes del mundo, que no conoce a Dios, como nos diría San Juan,  va a estar en la oposición intentando restar fuerza a la acción de Dios que desde los que creemos se manifiesta. Sabemos y bien que lo sabemos, que la victoria  va a ser de Dios. El texto de hoy nos dice que Jesús se dejaba tentar  por satanás y que  Dios, por medio de los ángeles  que le servían, estaba con El.
!!Feliz día del Señor¡¡





Al alcalde de la ciudad

14.02.2018 | 02:25






Como ciudadano de esta ciudad me dirijo a usted que regenta la alcaldía de Las Palmas de Gran Canaria con el sincero deseo de ayudarle en la gestión de su gobierno.
No entiendo bien si usted representa a toda la población de esta hermosa ciudad o a una parte de ella. Tengo esa duda, me inclino a que sólo una parte, pues usted no puede ampararse en la libertad de expresión para hacer de la gala Drag Queen una ofensa a las creencias religiosas de una parte importante de las personas que viven en esta urbe que nos consideramos cristianos católicos.
Imagino que usted, señor Hidalgo, quiera decirme que la organización del Carnaval y concretamente la de la gala Drag no es una gestión directa suya. Es cierto, pero usted sabe a quién pone y si no lo sabe quizá deba estudiar la posibilidad de buscar personas más competentes con más creatividad.
El hecho de sacar a escena representaciones religiosas es la manifestación de una pobreza de sus creadores artísticos. De hecho, no indica ni mucha imaginación, ni respeto a la libertad religiosa, ni es cauce de la libertad de expresión. Su libertad, alcalde, tiene su límite cuando usted no respeta mis creencias y las de los católicos de esta población. Ignoro su posicionamiento religioso a nivel personal, pero lo respeto sean cuales sean sus creencias o neutralidades en este tema.
Por eso, desde el respeto tan importante para una armoniosa convivencia, no todo vale, señor alcalde, y me duele que en su deseo de hacer bien las cosas haya vuelto a caer en repetir este mismo error de nuevo. Es verdad que el ser humano cae dos veces en la misma piedra, le compadezco pues todos somos humanos. Si esto ha sido de modo inconsciente le apelo a una mayor sensatez y si acaso esta inoportuna decisión es consciente le llamo a decisiones más equilibradas, propias de quien regenta el consistorio de esta ciudad.
Me pongo en la piel de muchos hombres y mujeres de esta ciudad, con rostro concreto, con nombres y apellidos, con su propia historia personal a los que se les objetan mil dificultades para acceder a ayudas sociales. No quiero oír que no hay dinero para dar respuestas a su delicada situación familiar cuando se invierte alegremente dinero público que todos pagamos para este tipo de eventos y esta clase de representaciones.
Por mi parte, mi boicot personal al que ya se unen más ciudadanos a todas las empresas patrocinadoras de esta gala Drag Queen. No voy a consumir sus productos.
Espero, señor alcalde, que esta carta le haya facilitado una mejor y mayor reflexión sobre su responsabilidad en todo lo expuesto. Equivocarse es de humanos, rectificar es de sabios. Le animo a que pida perdón públicamente pues eso le beneficiará en la buena imagen que usted desea comunicar. Si no es capaz, sean cuales sean sus motivos, entonces no sé si usted es la persona ideal para la responsabilidad que conlleva su cargo.
Mis mejores deseos en sus futuras decisiones y mi agradecimiento por haber leído con atención esta carta de este ciudadano de Las Palmas de Gran Canaria.
Julio Roldán. Sacerdote y periodista.

15 CLAVES PARA VIVIR UNA CUARESMA QUE NOS AYUDE A “DESCUBRIR A DIOS”
En la actualidad a algunos les cuesta aceptar el sentido penitencial de la Cuaresma. Nuestro mundo entiende que uno se modere en la comida para cuidar su salud o su imagen, pero es insensible al hecho de que tenemos alma, y que esta es espiritual. Igualmente se ha diluido la idea de pecado y sus funestas consecuencias para quien lo comete. Señalaba John Henry Newman que “los pecadores piensan que conocen todo lo que la religión puede dar y que, además, conocen los goces del pecado. Pero no es así. No conocen, no podrán conocer jamás los dones sobrenaturales de Dios hasta que se arrepientan y corrijan. No sabrán que es ver a Dios hasta que se rindan a Él”.
La Cuaresma nos llama a girarnos hacia Dios: convertirnos. Al intentar vivir de cara a él percibimos, junto con su bondad, la necesidad de hacer algo para que nuestra vida cambie. Originariamente durante la Cuaresma se preparaban los que iban a bautizarse pero, con el tiempo, cobró también un sentido penitencial. No se trata sólo de la primera vuelta hacia el Señor sino también de profundizar en nuestra adhesión a Él. Es, para nosotros, un tiempo de gracia que hemos de querer aprovechar. Frente a la rutina la Iglesia nos invita a entrar en ella con un espíritu renovado.
Algunas prácticas para este tiempo.
Ayuno. La Iglesia nos dice que hay que hacer ayuno el miércoles de ceniza y el viernes santo. Obliga a los bautizados mayores de edad y hasta los 59 años cumplidos. El ayuno nos ayuda a experimentar nuestra debilidad al tiempo que nos dispone para descubrir lo verdaderamente necesario. Algunos se revelan contra esta norma, ciertamente poco exigente, que también nos ayuda a darnos cuenta de que pertenecemos a un pueblo.
Abstinencia. No comer carne el miércoles de ceniza ni los viernes de Cuaresma. Obliga a todos los bautizados a partir de los 14 años. Prudentemente muchas personas extienden la abstinencia, no sustituyen, a otros días y cosas: escuchar música, ver televisión, fumar, usar Internet, tomar café o postre…
Oración. La Iglesia también nos exhorta a dedicar más tiempo al diálogo con Dios. A escuchar lo que Él nos dice y a responderle. San Agustín enseña que la oración engrandece el deseo de nuestra alma y que es bueno, además de dedicar momentos precisos a la oración, recitar jaculatorias.
Limosna. Compartir nuestros bienes con el necesitado es también una práctica penitencial enseñada por la Iglesia, que nos pide intensificarla durante este tiempo. Los santos padres enseñan que el ayuno, la oración y la limosna han de ir unidos para ser eficaces. La beata Teresa de Calcuta, preguntada sobre cuánto hay que dar, parece que dijo: “hasta que duela”.
Confesión sacramental. Si bien es conveniente la confesión frecuente, está especialmente recomendada durante la Cuaresma. El sacramento de la reconciliación, nos perdona todos los pecados, y hace crecer nuestra vida de gracia.
Participación en la Misa y comunión frecuente. Dios alimentó al pueblo de Israel durante su peregrinación por el desierto con maná. Nosotros tenemos a nuestro alcance el verdadero pan de vida, en el que recibimos al mismo Jesús. Sin su ayuda no podemos nada y, en la Eucaristía, el se nos da.
Lectura de la Biblia. Se está extendiendo esta práctica entre muchos cristianos. Algunos aprovechan para una lectura seguida de toda la Sagrada Escritura. El Señor respondió a Satanás: “no sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.
Rezo de la Liturgia de las Horas. Algunos grupos y personas, durante este tiempo, se reúnen para el rezo de laudes o vísperas. Se intensifica la oración y el sentido de pertenencia a la Iglesia.
Obras de misericordia. Como vía de conversión la dedicación al prójimo necesitado nos ayuda a conocer a Dios a través del ejercicio de la caridad. Visitar a enfermos o personas solas, ayudar a quien nos necesite… nos ayudan a salir del egoísmo y comprender mejor cómo Dios nos ama.
Examen de conciencia. No es fácil conocerse a uno mismo y menos irse descubriendo en la presencia de Dios. Durante estos días, en que podemos estar más atentos a nuestra alma, es bueno revisarla delante de Jesucristo. Así se nos hacen patentes nuestros defectos y podemos, con la ayuda de la gracia, enfrentarnos a ellos. Para muchas personas resulta difícil su práctica pero es fácil encontrar modelos a seguir o que sirvan de inspiración.
Mortificación. Nos une a la pasión de Jesucristo, nos solidariza con las personas que sufren en el mundo y nos ayuda a contrarrestar las tendencias desordenadas de la carne. Es conveniente, y ayuda al ejercicio de la humildad, consultar con alguna persona prudente las mortificaciones a practicar.
Ejercicio del “Via Crucis”. Son muchos los santos autores que recomiendan contemplar asiduamente la pasión de Cristo para encendernos en su amor. La práctica del Via Crucis, que en muchos templos se reza cada viernes, nos ayuda a ello.
Tiempo de desierto. Cuarenta días estuvo nuestro Señor en el desierto y cuarenta años el pueblo de Israel. La soledad es necesaria para el trato con Dios y el conocimiento de nuestra alma. Un día de retiro o unos ejercicios pueden ayudarnos.
Lectura espiritual. Algunas personas aprovechan ese tiempo para leer algunas obras como “La pasión del Señor” del padre La Palma o “La amarga pasión de Cristo” de la beata Ana Catarina Emmerich.
Ejercicios de humildad y agradecimiento. Que nos llevan a tomar mayor conciencia de nuestra condición de creaturas y de la infinita misericordia de Dios para con nosotros.
Las cinco primeras prácticas son las que la Iglesia pide especialmente a sus fieles durante este tiempo. Se han añadido algunas otras a petición de algunas personas que pedían consejo sobre qué hacer durante la Cuaresma y están tomadas de la experiencia de los santos y de la vida de la Iglesia. Pero, siguiendo las indicaciones de la Iglesia, y buscando consejo si es necesario, es posible concretar mucho mejor atendiendo a las circunstancias e itinerario espiritual de cada uno.
Es oportuno recordar que la dinámica de ese reencuentro con el Padre que nos ama y quiere crear un corazón nuevo en nosotros, se inscribe la penitencia. La visión negativa que hoy tenemos de las prácticas penitenciales proviene del olvido de que Dios me ama y que yo no correspondo a su amor. Por ello, la penitencia tiene un sentido reconstructor. Ayuda a la conversión, que es precisamente volver hacia Dios. Justamente es la estructura contraria al pecado, que consiste en dar la espalda a Dios para centrarme en las criaturas y en mí mismo.
La penitencia tiene también un carácter reparador por las faltas y el daño causado. La cultura hedonista nos ha acostumbrado a huir de todo lo que supone esfuerzo, privación o dificultad. Parece como si fuera suficiente con la intención. Es como si alguien dijera: “Dios ya sabe que quiero ser bueno, y con eso basta”, y no se preocupara por cambiar: no diera ningún paso para reconstruir lo que se ha roto.
Durante la Cuaresma, toda la Iglesia se viste con la ropa de la penitencia para purificar su amor a Jesucristo. La penitencia supone romper ataduras, quitar impedimentos, para que el amor de Dios llegue a nosotros. Pero es Dios quien nos reconcilia con Él. Por eso la Cuaresma es tiempo de gracia.
Al entrar por el sendero de la penitencia, aprendemos la contrición de corazón y se hace más nítida nuestra visión del amor de Dios. Ciertamente este camino no es sencillo. Está plagado de dificultades. Por eso se nos recuerda que por encima de las obras está el amor con que se hacen. Como señala Silvano del Monte Athos, “el ayuno, la abstinencia, las vigilias, la oración…, todos esos esfuerzos ascéticos nos ayudan; pero sin humildad, se reducen a derramar agua en una cuba agujereada”.
Al iniciar el camino cuaresmal hemos de tener la mirada fija en Jesús. Dios se ha rebajado para elevarnos y de esa forma nos deja ver con mayor claridad su amor. También por la penitencia nosotros nos negamos (en las renuncias y el sacrificio), para ser reafirmados por Dios. Negamos el orgullo para que salga a la luz nuestra condición de hijos de Dios. Una verdadera bendición es la Cuaresma que nos prepara para la Pascua, la celebración más solemne de la Iglesia.
(David Amado en Religión Digital)


 NOTICIAS DE NUESTRA PARROQUIA.


En este fin de semana  tendremos la colecta de Manos Unidas.

El día 23, viernes, a las siete de la tarde, tendremos en nuestra parroquia la Vigilia Arciprestal de Cuaresma con el lema:" Cuaresma un camino hacia la misión"
Como decimos es a las siete de la tarde y no tendremos la Eucaristía habitual.

El día 24, en la parroquia del Espíritu Santo a las diez de la mañana, encuentro arciprestal de catequistas donde se impartirá el tema: " Orar con los niños"

 


La inmigración beneficia la

 economías de los países receptores
Un informe de la OCDE y de la OIT revela que el impacto fiscal directo neto de los inmigrantes en las economías es positivo.
Un informe conjunto de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Organización del Trabajo (OIT) confirma lo que muchos otros estudios universitarios han ido detallando durante las últimas décadas: la inmigración mejora la economía de los países.
Donald Trump, Nigel Farage, Marine Le Pen, Amanecer Dorado y VOX, entre otros, han pregonado en los últimos meses, años, que la inmigración supone un problema para las economías de los países desarrollados.
Sin embargo, el estudio llevado a cabo por el Centro de Desarrollo de la OCDE y la OIT coloca esas afirmaciones en la categoría de fakenews. De hecho, como ejemplo, la contribución estimada de los inmigrantes al producto interno bruto (PIB) oscila entre el 1% en Ghana y el 19% en Costa de Marfil, con un promedio del 7% en países que no forman parte del denominado ‘primer mundo’. En España, hace un año, esa cifra rondaba el 0,55% del PIB, lo que equivale a un beneficio de más de 6.000 millones de euros.
La teoría de que los inmigrantes cuestan más de lo que rinden se extiende por ese mundo más desarrollado (EEUU y Europa) mientras los datos empíricos demuestran, precisamente, todo lo contrario.
La teoría de que los inmigrantes cuestan más de lo que rinden se extiende por ese mundo más desarrollado (EEUU y Europa) mientras los datos empíricos demuestran, precisamente, todo lo contrario. Las economías de los países de acogida, principalmente los países en desarrollo, sienten un “crecimiento económico en sus finanzas públicas y un impacto positivo en los mercados laborales”.
Según apunta el informe de la OCDE y la OIT, “es muy poco probable que la inmigración deprima el PIB per cápita de un país. El análisis de cómo los inmigrantes afectan el equilibrio fiscal y la calidad de los servicios públicos en los países en desarrollo, por ejemplo, muestra que los inmigrantes ayudan a aumentar los ingresos públicos en general así como el impacto fiscal directo neto de los inmigrantes es positivo”.
Por tanto, según el estudio de ambas organizaciones, la inmigración beneficia a países tanto en desarrollo como plenamente desarrollados.
Un informe de la Universidad de Pensilvania ya corroboró hace unos meses esa postura centrándose principalmente en EEUU.
“Es poco probable que los inmigrantes, legales o ilegales, sean muy o poco cualificados, reemplacen a los trabajadores nativos o reduzcan sus salarios a largo plazo. De hecho, la experiencia de las últimas décadas sugiere que la inmigración en realidad puede tener importantes beneficios a largo plazo para los nativos, empujándolos a ocupaciones mejor remuneradas y elevando el ritmo general de innovación y crecimiento de la productividad”, afirma ese estudio.
Además, a medida que los baby boomers comenzaron a jubilarse en las economías avanzadas de todo el mundo, “la inmigración está ayudando a mantener a los Estados Unidos comparativamente joven y reduciendo la carga de financiar las pensiones para una población cada vez más envejecida”.
El Foro Económico Mundial ya realizó en 2017 un análisis del impacto de la inmigración en las economías en el mismo tono que la Universidad de Pensilvania y la OCDE y la OIT.
“Es cierto que si aumenta el número de naranjas disponibles en un mercado, el precio tiene que bajar. Pero los inmigrantes no son naranjas. A diferencia de ellas, los inmigrantes consumen, producen e invierten. Compran carros, comida y casas. También crean empresas, compran acciones, pagan impuestos y ahorran para la pensión”, afirmaba en ese análisis.
Según destacaba el Foro Económico Mundial, “se ha probado que su entrada al mercado laboral incentiva a los empresarios a adoptar cambios tecnológicos o a invertir en nuevos productos más intensivos en mano de obra. Y que, en muchos casos, no compiten con los nativos en el mercado de trabajo pues se especializan en otro tipo de empleos, lo que a su vez mejora la productividad”.
El riesgo de analizar la inmigración desde perspectivas numéricas
A pesar de la contribución positiva que puede generar el informe hecho público por la OCDE y la OIT, analizar en términos macroeconómicos el impacto de la inmigración contiene varios riesgos. Principalmente reducir el debate de la inmigración, que tiene que ver principalmente con los derechos humanos, a una suerte de suma donde más es bueno y menos es malo.
Justificar la inmigración basándose en el impacto positivo que pueda tener en la economía es tan peligroso como que un día ese impacto sea negativo, ya que se habrá aceptado implícitamente que el derecho de asilo y los derechos humanos es algo canjeable y moldeable en virtud del PIB circunstancial.
Por Ander Cortázar

EL PAPA FRANCISCO HA DICHO





Papa Francisco en homilía en Santa Marta 12-2-18: «Entra en paciencia como Jesús. Es una bella virtud la paciencia. Pidámosla al Señor»


* «Paciencia significa ‘llevar consigo’ y no encomendar a otro que lleve el problema, que lleve la dificultad: ‘La llevo yo, ésta es mi dificultad, es mi problema. ¿Me hace sufrir? ¡Ciertamente! Pero lo llevo’. Llevarlo. Y también la paciencia es la sabiduría de saber dialogar con el límite. Hay tantos límites en la vida, pero el impaciente no los quiere, los ignora porque no sabe dialogar con los límites. Hay alguna fantasía de omnipotencia o de pereza, no sabemos…»



Papa Francisco en homilía en Santa Marta 16-2-18: «Ayunar con coherencia, para ayudar a los demás»

* «Si no puedes hacer un ayuno total, ese que te hace sentir el hambre hasta en los huesos, haz un ayuno humilde, pero verdadero… Compartir el pan con el hambriento, hacer entrar en casa a los miserables, a los sin techo, en vestir a uno que ves desnudo, sin descuidar a tus parientes. Hoy se discute si damos el techo o no a aquellos que vienen a pedirlo. Mi ayuno ¿llega a ayudar a los demás? Si no llega, es ficticio, es incoherente y te lleva por el camino de una doble vida. Hago de cuenta que soy cristiano, justo… como los fariseos, como los saduceos. Pero por dentro, no lo soy. Pedir humildemente la gracia de la coherencia. La coherencia. Si yo no puedo hacer una cosa, no la hago. Pero no hacerla incoherentemente. Hacer sólo lo que yo puedo hacer, pero con coherencia cristiana. Que el Señor nos dé esta gracia»


Papa Francisco en homilía del Miércoles de Ceniza 14-2-18: «¡Detente, mira y vuelve! El Señor te dará un corazón nuevo»

* «Y si el fruto de la fe es la caridad —como le gustaba repetir a la Madre Teresa de Calcuta—, el fruto de la desconfianza es la apatía y la resignación. Desconfianza, apatía y resignación: esos demonios que cauterizan y paralizan el alma del pueblo creyente. La Cuaresma es tiempo rico para desenmascarar éstas y otras tentaciones y dejar que nuestro corazón vuelva a latir al palpitar del Corazón de Jesús»